comunas al mando

comunas al mando
Visita el blog de la Red Nacional de Comuner@s

AMENAZAS DE GUERRA CONTRA VENEZUELA PASO A PASO (II PARTE)

La intervención está servida: la amenaza de Trump en cinco apuntes

https://i.ytimg.com/vi/FyQlazxL9Fs/maxresdefault.jpg

La amenaza del presidente Donald Trump el día de ayer, por más que en este punto del conflicto poco faltaba la confirmación del papel de EEUU como gran operador de la guerra contra Venezuela, sí comprueba los límites dispuestos a ser rebasados para alterar el rumbo político del país por la fuerza y con el apoyo de dirigentes antichavistas locales.

Agosto 12 de 2017

1. Contexto político. La revolución de colores impuesta en Venezuela por más de tres meses tuvo como cerebro central al Departamento de Estado de EEUU.

Financiamiento y soporte diplomático a grupos mercenarios todavía en estado de germinación, presiones internacionales y financieras acompañadas de sanciones específicas a la línea de flotación en seguridad y defensa institucional del Estado venezolano, fueron los recursos de guerra asimétrica utilizados por EEUU para dirigir el conflicto hacia un escenario de intervención camuflada.

En los meses de abril, mayo y junio, Julio Borges y Freddy Guevara, cada uno delegado a construir distintas líneas de influencia a lo interno de EEUU y la región, clamaban por una mayor presión de Trump, mientras que exigían a la banca un feroz bloqueo financiero, por lo que la reunión de Borges con H.R. McMaster fue el punto clímax en la exigencia por una acción de fuerza.

No sería otro que Juan Requesens, del mismo partido de Borges, hoy vanguardia de la inflada "resistencia" a la que le otorga ese corte de movimiento estudiantil para consumo simbólico en el extranjero, quien asumiría públicamente un mes después en un foro en la Universidad Internacional de La Florida (Miami) que había que prepararse para una intervención extranjera. Luego de no recordar en que lugar se encuentraba hasta hace una hora, comentó que para llegar a la intervención había que pasar primero la etapa de violencia (armada), la que por cierto detuvo la elección constituyente del 30 de julio.

La amenaza de Trump tiene el clamor opositor de fondo, bien trabajado durante meses en la elevación de su perfil como cabeza de playa y legitimadores internos de la intervención. Acción que aunque es en sí misma miserable y cobarde, abre un debate en este momento, también electoral, sobre la participación por parte de dirigentes políticos que pidieron abiertamente una intervención de potencias extranjeras.

Y cabría también dividir entre pedir y la coordinación e involucramiento que subyace, en tanto no se "piden" intervenciones a menos que un sector político las acompañe. La boconería y la excitación del momento por parte de Requeses comparte el mismo atributo de otros bocones del sur de La Florida, quienes canalizando el fondo de grandes petroleras y corporaciones armadas han logrado influir sobre el qué hacer en Venezuela.

Una vez instalada la Asamblea Nacional Constituyente, bajo amenaza de sanciones económicas y financieras de alto calado, el contexto cambió las variables políticas y geopolíticas y cómo inciden en ellas los factores locales e internacionales del golpe. La amenaza se volvió "opciones en estudio", mientras luego de las sanciones contra el presidente Nicolás Maduro por parte del Departamento del Tesoro sólo ampliaban el enigma de por qué Diosdado Cabello y Vladimir Padrino López no entraban en la ronda.

Aparece entonces la inédita "opción militar" de una potencia extranjera contra Venezuela, en medio del incumplimiento de amenazas anteriores y con una oposición sin capacidad de imponer el ritmo político del país, más allá del bombeo de oxígeno que se envía y que parece ya no ser suficiente desde los gobiernos satélites de Washington en la región, agrupados en torno a la Declaración de Lima.

Por más que en las primeras de cambio hubo contradicciones entre lo expresado por Trump y fuentes del Pentágono citados por la prensa global, la amenaza para labrar el camino hacia lo que el analista Rotislav Ishchenko denomina la última etapa de la revolución de color, reseñada por Misión Verdad: de no lograr los objetivos propuestos por el Estado agresor (EEUU) a través de estructuras delegadas (en este caso la oposición venezolana y sus derivaciones armadas) o una guerra civil, procede a la intervención directa contra el Estado-víctima, con base a suministro de armas, entrenamiento a grupos mercenarios y agresiones directas sobre blancos estratégicos.

Entramos ineludiblemente a esta etapa del conflicto, una determinante y decisiva que coloca el debate entre la verosimilitud de la amenaza y los mecanismos a emplear en estado latente. Pues de las sanciones contra el presidente Maduro y el bloqueo financiero que aún persiste, no muestran otra cosa que no sea la ruta de intervención contra Venezuela, ya decidida y sin ningún gesto de ser revertida.

Por más que algunos actores públicamente aseveren no estar trabajando en función de una intervención militar, caso H.R. McMaster, aparecen en lo colateral el bloqueo financiero y el asedio diplomático, también herramientas de intervención extranjera toda vez que moldean un escenario preparatorio para la militar. La última fase de Rotislav Ishchenko.

2. Amenaza y certeza. Fuera de avances o retrocesos en las actuaciones que se mueven en la superficie política, el tiempo que toman en actuar en una dirección, en otra o en desistir de un objetivo táctico específico, la trama subyascente avanza de forma ininterrumpida: la sostenida operación de cambio de régimen, con esa salida a la superficie por parte de Trump no debe entenderse (incluso siendo así) como el clásico bluff. No en balde, en la reunión del Consejo Nacional de Seguridad inmediatamente previa a las declaraciones, John Kelly y H.R. McMaster hicieron parte. En el caso de McMaster era más que evidente por ser él quien la preside, pero el jefe de gabinete no integra el consejo de seguridad: la experticia sobre la región del general Kelly es lo que podría suponerse que define su presencia.

Sobre el muy específico plano de la seguridad energética, y la lógica operativa que propone McMaster (como un actor bien colocado del Estado/sistema profundo) se hace necesario recordar la pieza de opinión firmada por McMaster y Gary Cohn el 30 de mayo de 2017: el mundo es una arena donde países, actores no gubernamentales y negocios compiten por su ventaja. No se trata de aliados o socios en el mundo, sino la política de la fuerza, principio que, tal como señala el artículo, ellos "abrazan". El estar dispuestos a trabajar únicamente ahí donde están alineados los principios en común, y de lo contrario, imponerse. Venezuela como principal reserva de petróleo del planeta, no escapa del mapa de los países soberanos a doblegar.

Tomado directamente del artículo: "(La consigna) America First señala la restauración del liderazgo norteamericano y el papel de nuestro gobierno fuera de sus fronteras: el emplear los recursos diplomáticos, económicos y militares de los Estados Unidos para promover la seguridad norteamericana, promover la prosperidad norteamericana, y extender la influencia norteamericana por todo el mundo".

Y es ahí donde se debe encuadrar 1) la visita de Borges poco menos de un mes previo al artículo, y 2) una línea maestra que opera con o sin Trump. De la mano del Congreso y los sectores fanatizados del Pentágono.

En conclusión, fuera de la retórica deslenguada de Trump, es imposible concebirlo como un ejercicio retórico: se trata de una amenaza cumplible con todas sus letras.

3. Disposición del tablero y empleo de recursos. Antes de caer directamente en el factor Trump y el sinnúmero de pugnas internas en curso dentro de los círculos de poder gringos, se debe recordar que a diferencia de una guerra de carácter industrial (el desembarco de marines, el despliegue de portaaviones y toda la mitología de la propaganda fílmica), se trata de una guerra post-industrial, neoliberal y privatizada. Volviendo Brasil al mismo estatuto de finca que tiene Colombia, la probabilidad de una guerra proxy (por delegación) con retaguardias funcionales, a saber, estructuras armadas mercenarizadas, a todo nivel es más que latente. Las elecciones regionales son en octubre, los ejercicios militares en la triple frontera Brasil-Colombia-Perú también.

La costra política que conocemos como dirigencia opositora venezolana cada vez se reduce más dramáticamente a ese papel, cuyo principal activo es la construcción de sentido y el otorgamiento de contexto "político" y narrativo a una operación cuyo carácter esencial es geopolítico/energético, y que en su plano ulterior apunta contra el único proyecto histórico que demostradamente es capaz de revertir el estatuto neocolonial de toda la región. La pobreza intelectual de esa suerte de clase político-gestora se está suplantando gradualmente con la operación de reingeniería psicológica que apunta a la juventud y "la resistencia" en un cálculo a mediano plazo, de ahí que también sea necesario el sostenimiento de Freddy Guevara como figura central y como bisagra generacional.

El papel de canalización circunstancial de figuras como Borges, Machado, Capriles (que no de López) una vez que avance la violencia armada (si es que avanza como algunos calculan) es probable que se acentúe, una vez la guerra borre esa dimensión fronteriza entre lo bélico y lo "político". Por lo tanto, ¿qué sentido de participación política tiene la presencia de este cúmulo de "dirigentes" frente a la seguridad nacional, más que como correas de transmisión de una acción pensada para agredir nuesta soberanía en todas sus esferas?

4. La región, la subordinación, el temor a los precedentes y la "estrategia del loco" de Kissinger. Las reacciones de los promotores de la Declaración de Lima entrañan varias capas a considerar: 1) la declaración de Trump, que definitivamente fue a contrapelo de la presión diplomática que se atribuyeron esos "países", fue una decisión tomada desde una instancia superior, y muy probablemente no discutida por los canales hasta ahora empleados, 2) de ahí que el pretendido juego "soberanista" (en el caso de Chile) o de viuda plañidera (en el caso de Almagro) ofrece ese matiz de negación plausible y la ilusión de policía bueno empeñado en preservar las formas "diplomáticas", 3) pero en el fondo, ocurre una combinación discursiva que para la Casa Blanca surte efecto como "negación plausible" creando la ilusión de dos bandas que chocan y dejan de confluir, mientras que al ofrecer una oportunidad imprevista de autoblanqueo de los gobiernos parcelarios también señala algo que la guerra contra Venezuela sigue siendo difícil de vislumbrar: precedentes que en su ejecución pudieran dejar sentadas las bases para que a esos dirigentes y esas clases políticas verdaderamente subordinadas y comprometidas sufran el mismo y exacto destino de ser eficaces contra el Gobierno venezolano.

Eso ha estado desenvolviéndose desde la última serie de rondas de sanciones. Y 4), otro elemento entra en juego en consonancia con lo más parecido a una "estrategia" de la administración Trump: la "estrategia del loco de Henry Kissinger", en donde una inestabilidad de vectores no permite definir un cuadro ni un curso de acciones visibles y por lo tanto inminentes, y todos los dirigentes de la región sumados a la operación de cambio de régimen contra Venezuela son víctimas de lo mismo. En el país esa estrategia traducida en caos que se promueve como agenda (anti)política, alimentada por la guerra económica y financiera (y de ahí que sea necesario mantener a la nación bajo ese asedio), viene a configurar un sentido del momento (y por ende de la historia) donde la intervención por vías convencionales y no convencionales adquiere "necesidad". Donde Freddy Guevara y Julio Borges son los encargados de servir la mesa y de darle cobertura política, mientras los medios globales y grandes tanques de pensamiento, la banca mundial y las corporaciones, forzan la barra para despojarle todo ribete político al conflicto.

5. Contexto interno, urgencias "objetivas", y la imperiosa necesidad de un conflicto contra el eslabón más débil a la vista. El narcisismo del Pentágono, en la voz de su escuela de guerra, produjo un documento donde señalaba el declive del poder de los Estados Unidos en tanto "imperio", pero lo más dramático del mismo radica en que plantea las mismas soluciones que ha venido empleando desde hace 20 años (concentración en el eje propagandístico, la necesidad de preservar la supremacía por la fuerza y el arbitrio global, a riesgo de colapsar). A la luz de esa percepción excepcionalista, generalizada en los círculos neocon y neoliberales, se enfila la lógica de política exterior que en el caso específico de Trump necesita una salida estilo Clinton (ejemplos: en Kosovo y en Sudán) para afirmar la posición de fuerza. De las cinco regiones en pugna, Rusia, China, Irán, Corea del Norte y Venezuela, es la última la que representa las opciones más viables para una operación de esta naturaleza. La reunión de la que luego Trump ofrecería esas declaraciones tuvo como temas centrales la República Democrática de Corea y la República Bolivariana de Venezuela.

Y, por encima de eso, existe otro elemento clave: ha sido una enorme y voluminosa inversión el debilitamiento interno del Gobierno y el Estado venezolano. Es decir, se trata de una decisión burocrática de gran calado que se hace prácticamente imposible de revertir. Tal como ha sido desde los bombardeos alfombra contra la Alemania Nazi a nuestros días: se trata de una decisión administrativa. Misma naturaleza que comparte la lógica de las sanciones (de por sí actos de guerra abierta). Es una inversión irrefrenable: el ablandamiento de una nación podrá ser más barato que una invasión, pero eso no lo hace menos costoso por la naturaleza empresarial de quienes la promueven y ejecutan por vía indirecta.

La guerra es, sobre todo, un asunto de negocios. Y Venezuela por sus gigantescos recursos promete una rentabilidad gigantesca y quizás inédita, pues lo que no pueda hacer Julio Borges y Freddy Guevara por cuenta propia tiene, ahora sí de forma declarada, esa carta bajo la manga. De Venezuela depende, también, el cambio de régimen a escala regional para retornar al continente a su estatus original de patio trasero.

Mientras la Asamblea Nacional Constituyente ejecuta sus primeras medidas en pro de rescatar el orden y la autoridad del Estado, en paralelo el país entra en un ambiente electoral marcado por las venideras elecciones regionales. Y ese contexto en el cual se anuncia esta seria amenaza de intervención militar por parte de EEUU, en boca de Donald Trump, dice bastante de las perspectivas y noción de futuro que tiene esta potencia sobre nuestro país: un botín que debe ser reconquistado. Su tamaño e importancia geoestratégica es proporcional a los recursos a utilizar. Ahora, incluidos los militares.

Y eso, que ya es en sí excesivo en forma y sustancia contra un país sin bombas nucleares ni portaaviones, tampoco ha logrado volver a "calentar la calle": lo que la dirigencia antichavista llama a las zonas de clase media donde no creo que extrañen esos vecinos los enfrentamientos entre encapuchados y fuerzas de seguridad. 
 
Misión Verdad / Escuela Bolivariana del Poder Popular
@prensa_ebpp

AMENAZAS DE GUERRA CONTRA VENEZUELA PASO A PASO (I PARTE)

Venezuela-EE.UU: ¿quién es una amenaza para quién?

Carlos E. Lippo

http://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/wp-content/uploads/2017/05/luis-beaton-539-a.jpg 
 
En fecha ya tan remota como el año 2007 un memorándum oficial de la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos (NSA) incluía a Venezuela entre sus seis “objetivos prioritarios”, siendo China, Rusia, Corea del Norte, Irán e Irak, los otros cinco países señalados en el mismo con igual carácter. Dicho documento fue filtrado en el año 2013 por el ex consultor tecnológico estadounidense, antiguo empleado de la CIA y la NSA, Edward Snowden, al diario británico “The Guardian”, que a su vez lo cedió a “The New York Times” (1) . Sin embargo, antes de continuar debo abrir un breve paréntesis para declarar que considero un verdadero honor el que nuestro país figure al lado de países que siendo tan diferentes al nuestro compartan con nosotros, entre otras muchas cosas positivas, el que sus gobiernos estén absolutamente negados a aceptar los dictados del imperio.

El conocido diario neoyorquino, un miembro conspicuo de la canalla mediática internacional que permanentemente hostiga a Venezuela, en el artículo mediante el cual presentaba este documento señalaba que uno de los objetivos del mismo era “ayudar a los encargados políticos (estadounidenses) a prevenir que Venezuela obtuviese sus objetivos de liderazgo regional y desarrollase políticas que impactasen negativamente los intereses globales de EE.UU", y es que según decía el mismo diario, el gobierno de George W. Bush se veía "en una competición por el liderazgo en Latinoamérica con el líder de Venezuela, Hugo Chávez". 
 
http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2016/05/infografia-bases-militares-eeuu-colombia-580x434.jpg

Es razonable suponer entonces que este objetivo y esta competitividad se hayan ido intensificando en el tiempo a medida que nuestra revolución, de la mano de El Comandante, iba alcanzado cada vez mayores logros a lo interno de nuestro país, al mismo tiempo que se colocaba en posiciones cimeras en la escena internacional, contribuyendo decididamente a importantísimos logros en materia de la integración regional (ALBA, UNASUR, CELAC y Petrocaribe) y de la conformación del actual mundo multipolar que acabó enterrando la desdichada y estúpida tesis del ”fin de la historia”. Todo ello logrado en medio de la más descomunal injerencia de ese inmoral imperio, materializada a través de la inmensa cantidad de acciones ilegales, extremadamente cruentas algunas de ellas, que éste planificó, promovió y financió, con el mayor desparpajo y el más descarado apoyo de la canalla mediática nacional e internacional, entre los días iniciales de la revolución y la prematura muerte de El comandante, inducida por agentes imperiales en connivencia con traidores locales, como habrá de ser plenamente demostrado, espero que mucho más temprano que tarde.

Considero que las acciones y operaciones sicológicas de naturaleza terrorista ejecutadas por miembros de la oposición vendepatria con el concurso de mercenarios de diferentes nacionalidades, al igual que las frustradas por la oportuna intervención de los organismos de inteligencia y prevención con el apoyo del pueblo revolucionario desde el día siguiente a la elección del Camarada Maduro hasta el pasado 30 de julio, día de la elección de la actual Asamblea Nacional Constituyente, todas ellas planificadas, promovidas, apoyadas y coordinadas por el imperio, aún sin haber materializado su invasión, no tienen precedente en nuestro continente, siendo sólo son comparables, a juicio mío, con algunas de las desarrolladas en contra de la revolución cubana, a lo largo de sus más de cincuenta años de existencia.

Ocurre adicionalmente que, en medio de tan arteros ataques, nuestra revolución no sólo es que ha sobrevivido dignamente, sino que se ha convertido, sólo por la vía del ejemplo y de la excelsa presencia del Comandante Eterno y ahora de su legado, en inspiradora de otros movimientos revolucionarios exitosos a nivel continental conocidos por todos y en un auténtico faro de luz capaz de orientar a los más diversos movimientos revolucionarios a nivel planetario. Por lo que resulta perfectamente explicable entonces que Obama haya emitido aquella infamante “Orden Ejecutiva” del 09 de marzo de 2015, ya que el imperio nos considera una real amenaza, a pesar de estar situados a miles de kilómetros de distancia de su territorio; de que no contamos con armas de alcance estratégico; y de que nunca hemos empleado recursos ni funcionarios para conspirar en contra del orden constitucional estadounidense. 
 
http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/8nvoe1/picture167099127/alternates/FREE_640/VENEZUELA%20CRISIS%20(3)

Como quiera que con cada intento fallido de significación a lo largo de todos estos años (golpe de abril de 2002; paro-sabotaje petrolero 2002-03; incursión paramilitar colombiana y “guarimbas” de 2004; “guarimbas estudiantiles” de 2007; acciones armadas de desconocimiento del triunfo de Maduro en mayo de 2013; acciones terroristas de “La Salida”, febrero a mayo de 2014; “Golpe Azul” de febrero 2015; y acciones terroristas de abril a julio del presente año), el imperio ha perdido una cantidad importante de sus operadores locales, y que los que aún le quedan han demostrado ser absolutamente ineficientes, no le ha quedado otra opción que intentar asumir directamente las futuras acciones de la contrarrevolución local, incluyendo una intervención militar directa, tal como lo ha señalado de manera explícita el mismísimo Donald Trump en unas terribles declaraciones ofrecidas la semana pasada, luego de reunirse con su secretario de Estado, Rex Tillerson; su asesor de seguridad nacional, H.R. Mc Master; y su embajadora ante la ONU, Nikki Haley (2) .

En relación al alcance real de tales declaraciones consideramos que es necesario poner enteramente en tela de juicio unas declaraciones de Noam Chomsky, ese presunto anarquista estadounidense que con demasiada frecuencia gusta de enmendar la plana al imperio aparentando atacarlo, que pretenden minimizar el impacto de las amenazas de Trump, señalando que son “irresponsables” aunque “típicas” de anteriores presidentes, para luego entrar en flagrante contradicción al decir que "… la mejor esperanza es que algunos de los generales a su alrededor, que presumiblemente entiendan las consecuencias, logren controlarlo" (3) .

No puede haber dudas en relación a que el imperio está plenamente determinado a invadirnos militarmente mucho más temprano que tarde, sólo que como ha dicho ese famosísimo periodista australiano llamado John Pilger, que ha actuado como corresponsal de guerra en conflictos tan álgidos como los de Vietnam, Camboya, Egipto, India, Bangladés y Biafra: “… Washington sólo invade países indefensos, y Venezuela no está indefensa…” (3) , por lo que a juicio nuestro habrá de intentar hacerlo con el apoyo de aquellos países latinoamericanos que le son más incondicionales, esto es: Colombia, Perú, Méjico, Honduras, Panamá y Paraguay, entre otros.

Es en procura del apoyo militar de estos países cipayos que el vicepresidente Mike Pence está realizando su actual gira suramericana que lo ha llevado a Colombia, Argentina, Chile y lo llevará a Panamá, durante la cual no sólo es que no ha tratado de atenuar el terrible impacto de las declaraciones de su jefe, ya mencionadas, sino que se ha atrevido a tildar a Venezuela de “estado fallido”, al igual que antes otros funcionarios de igual o mayor nivel lo hicieron en países que luego resultaron invadidos (Afganistán, Irak y Libia, entre ellos), y ello nada más y nada menos que en el “Estado Forajido de Colombia” (4) . 
 
https://img.europapress.es/fotoweb/fotonoticia_20170814194515_640.jpg

Una demostración palpable de que el imperio está tratando de conformar una fuerza militar multinacional para invadir a Venezuela lo constituye la celebración de una serie de ejercicios y maniobras militares conjuntas a lo largo del presente año en territorio suramericano y del caribe, cuando lo usual desde comienzos de los años sesenta era celebrar anualmente sólo las Maniobras Navales UNITAS. A continuación presentamos un listado público, tomado de la página de Google, contentivo de este tipo de maniobras, celebradas y por celebrarse durante el año en curso:
  • Maniobras Navales “Tradewinds 2017” (Vientos Alisios 2017), celebradas en el mar territorial de Barbados, del 06 al 12 de junio y en las aguas territoriales de Trinidad & Tobago, a 600 km. de la costa venezolana, del 13 al 17 de junio, con participación de efectivos militares de países de la región del Caribe (Méjico, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, República Dominicana, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, San Cristóbal y Nieves, Surinam, San Vicente y las Granadinas y Trinidad & Tobago), junto a las de los siguientes países de la OTAN: EEUU, Canadá, Francia y el Reino Unido (5) .
  • Maniobras aéreas Colombia-Estados Unidos, celebradas durante los días 15, 16 y 17 de julio en el espacio aéreo de la base estadounidense de Palanquero (Colombia), a 300 km. de la línea fronteriza del Táchira (6) .
  • Maniobras Navales UNITAS LVIII-Fases del Pacífico y Anfibia, celebradas en las costas del Perú, entre el 13 y el 26 de julio, con participación de efectivos militares de los siguientes países: Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Indonesia, Italia, México, Panamá, Paraguay, España, y Reino Unido (7).
  • Participación de efectivos de las fuerzas aéreas de Colombia y Brasil en el ejercicio internacional “Mobility Guardian”, celebrado en Seattle, estados Unidos, entre el 29 de julio y el 12 de agosto (8) .
  • Ejercicios Militares AmazonLog, a celebrarse en la ciudad brasilera de Tabatinga, en el estado Amazonas, que haciendo frontera con Leticia (Colombia) y Santa Rosa (Perú), dista unos 700 km. de la frontera de Brasil con Venezuela, a celebrarse entre el 6 y el 13 de noviembre próximos, con la participación de las fuerzas armadas de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú, Uruguay, Estados Unidos y Canadá (9) .
  • Maniobras Navales UNITAS LVIII-Fase del Atlántico, a celebrarse, como es costumbre, en un país de la costa atlántica suramericana (Argentina, Brasil o Uruguay), durante el último trimestre del año, según detalles que no pudieron ser obtenidos.
http://217.218.67.233/hispanmedia/files/images/thumbnail/20170114/22373891_xl.jpg 
 
Para finalizar sólo me queda por decir que la amenaza militar del imperio sobre Venezuela es absolutamente real y que lamentablemente podría ser materializada en cualquier momento a partir de ahora, mientras que la amenaza que nosotros pudiéramos representar para la hegemonía imperial, nunca de carácter militar, es algo que nos enorgullece y que al ser reconocida por nuestros aliados, gobiernos y movimientos sociales a nivel mundial, debiera promover su más decidido apoyo a nuestra revolución junto al más contundente rechazo a las bastardas pretensiones del imperio.

Aunque celebro y agradezco aquella frase de Pilger con la que trata de exaltar a la revolución bolivariana hasta el infinito, al señalar que “Si Venezuela cae, la humanidad cae" (3) , no la comparto en su totalidad; prefiero decir que si Venezuela cae, toda la América Latina estará en riesgo inminente de volver a ser el “patio trasero” de los Estados Unidos y esto, que es de tan extrema gravedad, no puede ser permitido por nadie en el seno de la comunidad mundial“decente”, ni mucho menos por nuestros aliados del ALBA-TCP, ni por nuestras potencias amigas: Rusia, China e Irán.

¡Hasta la Victoria Siempre!

¡Patria o muerte!

¡Venceremos!
https://esp.rt.com/actualidad/public_images/2015.09/original/5605b5f0c461885d518b4585.jpg

(1) http://www.lechuguinos.com/venezuela-objetivo-prioritario-nsa/

(2) http://www.milenio.com/internacional/donald_trump-opcion_militar-venezuela-nicolas_maduro-crisis_politica-constituyente_0_1009699280.html

(3) http://www.telesurtv.net/news/Chomsky-y-Pilger-Si-Venezuela-cae-la-humanidad-cae-20170813-0024.html

(4) http://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Mike-Pence-Un-Estado-fallido-en-Venezuela-amenaza-seguridad-del-pueblo-de-EE-UU-20170814-0029.html

(5) http://misionverdad.com/LA-GUERRA-EN-VENEZUELA/tradewinds-2017-eeuu-realiza-maniobras-militares-en-el-patio-delantero-de

(6) http://www.webinfomil.com/2017/07/exclusivo-eeuu-desplegara-aviones-de.html

(7) https://www.marina.mil.pe/es/evento/unitas-lviii-2017-peru/

(8) http://www.cgfm.mil.co/2017/07/24/fuerza-aerea-colombiana-finaliza-entrenamiento-despliegue-al-ejercicio-mobility-guardian-2017/

(9) http://www.resumenlatinoamericano.org/2017/05/08/brasil-tropas-de-eeuu-participaran-de-ejercicio-militar-en-amazon
 
Rebelión /  Escuela Bolivariana del Poder Popular
@prensa_ebpp

De cómo NO DAR una noticia apagando el sol

Paraperiodistas españoles ante la Constituyente venezolana

Ángeles Diez Rodríguez

http://canarias-semanal.org/upload/img/periodico/img_50334.jpg

Los gobiernos declaran la guerra, pero antes, los pueblos asumen que “era inevitable”, pero antes, las corporaciones echan sus cuentas y hacen el balance de costes/beneficios, pero antes, los medios de comunicación crean las condiciones para que no haya resistencia

http://www.investigaction.net/wp-content/uploads/2017/08/venezuela-constituyente.jpg 
 
El 30 de julio tuvo lugar un acontecimiento político de gran trascendencia histórica: un pueblo asediado internacionalmente y sometido a la violencia paramilitar interna, ha salido a la calle para expresar su doble rechazo a la injerencia internacional y las aspiraciones de las élites locales de recuperar el poder.

Hace menos de veinte años, en el siglo pasado, un acontecimiento de tal magnitud habría sido la noticia de portada de todos los informativos del mundo. Los medios masivos, públicos y privados, lo habrían destacado en sus titulares, sin duda manipuladores, pero éstos habrían hablado del desafío del pueblo venezolano a las amenazas imperiales. Habrían mostrado imágenes, no muchas, pero seguramente alguna de las infinitas colas de pueblo venezolano en los colegios electorales, como las del Poliedro de Caracas, o a la gente caminando por montes y cruzando ríos en Táchira, o de Mérida donde los colegios sitiados por guarimberos armados obligaron a la gente a desplazarse buscando centros de contingencia donde poder votar, muchos se quedaron sin poder hacerlo. Seguramente los pies de fotos habrían tergiversado las imágenes y propuesto una lectura acorde con el desespero de la oposición golpista incapaz de aceptar una derrota. Pero habría habido alguna imagen, algún comentario, alguna noticia chiquita que hablara de la voluntad mayoritaria del pueblo venezolano contra todo pronóstico y contra todo cálculo racional.

Cualquier periodista digno de tal nombre hubiera querido registrar, analizar, verificar e incluso manipular este acontecimiento. Más aún en momentos donde las redes sociales hacen circular infinidad de imágenes que rellenan los vacíos gráficos de las noticias. Donde los medios masivos ocultan una imagen las redes ponen cientos. Sin embargo, el día 31 de julio la noticia sobre las elecciones venezolanas a la Asamblea Constituyente fue esquivada por los medios masivos españoles. Se dio otra noticia en su lugar.

La no noticia que suplantó el acontecimiento venezolano fue construida sobre la matriz ya existente (violencia y caos) y fue: nueva jornada de violencia en Venezuela. Todos los titulares se dirigieron, con más o menos adjetivación, a conformar una imagen que se correspondiera con la propaganda destilada durante los meses anteriores. Después fueron eclosionando las esporas diseminadas por la no noticia, que ya habían sido distribuidas por las agencias imperiales: autogolpe, fraude, menos votos de los que dice el gobierno, opositores nuevamente detenidos, aislamiento internacional…

El acontecimiento de una jornada electoral que movilizó a millones de venezolanos que fueron a votar a sus candidatos Constituyentes fue demasiado contundente como para ser silenciado; los ríos de pueblo venezolano encontraban infinidad de ventanas digitales por los que emerger. De modo que el sistema de propaganda de guerra de los medios masivos españoles, que se mantiene muy bien engrasado por las agencias de prensa estadounidenses, activó uno de sus resortes más sutiles. No enfrentó la noticia silenciándola, aunque también lo hizo; tampoco manipuló imágenes como sí lo hizo con el fraudulento plebiscito de la oposición el día 16 de julio (el diario El país tuvo que rectificar una imagen del ensayo electoral para la Constituyente a la que puso un pie de foto afirmando que eran colas para votar en el plebiscito de la oposición). En este caso, la técnica de propaganda mediática empleada de forma mayoritaria fue sustituir el acontecimiento noticiable por otro/os que atrajeran la atención de las audiencias. 
https://4.bp.blogspot.com/-zpPrt3PUTuw/WYToKE8NhoI/AAAAAAAAA1w/Yb3-tkPcxOAxXmHvB3AWCYfNfZglya_bQCK4BGAYYCw/s1600/anc.jpeg

Los titulares hablaron de violencia, dictadura y condena internacional: “En una jornada marcada por la tensión, manifestaciones, el rechazo internacional y la violencia, los venezolanos votaron para elegir a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente” (CNN en español); “Maduro consuma un autogolpe en Venezuela en la jornada electoral más violenta” (El País); “Condena internacional al desproporcionado uso de la fuerza en Venezuela. Al menos 10 personas han muerto en las protestas durante las elecciones a la asamblea constituyente apoyada por Nicolás Maduro” (Televisión Española).

Ni una sola imagen de los más de 14.500 centros electorales donde más de 8 millones de venezolanos esperaban turno para votar. Fueron, después de las elecciones presidenciales del 2012 en las que se eligió a Hugo Chávez, las más concurridas y masivas. Sin embargo, cuando se consulta el archivo gráfico de las elecciones del diario El País, nos encontramos con un curioso fenómeno: de 30 imágenes seleccionadas por el periódico, 7 son de explosiones, barricadas y actos violentos, en 2 aparecen los opositores, otras 2 el presidente Maduro y el resto aparecen solitarios venezolanos votando con un primer plano de la urna, pequeños grupos mirando los listados o sentados esperando para votar; sólo hay una fotografía en la que se da una visión muy lejana de coches y personas con un pie de foto donde se habla de “filas” para votar. La misma falta de imágenes significativas se dio en Televisión Española. Es decir, en los medios masivos españoles, las imágenes, cuando aludían al acto de votar lanzaban un mensaje contrario a la realidad que circulaba por las redes sociales, las imágenes decían: pocos venezolanos fueron a votar. Fueron imágenes seleccionadas cuidadosamente para apoyar la versión de la oposición y para no dar la noticia del masivo apoyo del pueblo venezolano a la Constituyente.


https://elpitazo.com/wp-content/uploads/2017/07/WhatsApp-Image-2017-07-31-at-8.48.18-AM-1.jpeg

En estos tiempos de redes sociales, donde los políticos no hacen declaraciones, twitean, la volatilidad de información digital prevalece sobre el papel y las televisiones replican las redes sociales, las formas de mentir y tergiversar se hacen cada vez más complejas. Más eficaz que ocultar una noticia es dar otra distinta que ocupe el lugar de la noticia real. Llamaremos a esto la “no noticia”.

Parece, según se deduce de las investigaciones del CIS (Centro de investigaciones Sociológicas), que esto es habitual en los medios españoles. Como antecedente tenemos el informe de junio de 2016 en el que se señalaba que aunque el paro seguía siendo la mayor preocupación de los españoles, Televisión española le dedicó la mitad del tiempo que empleó en hablar de la crisis política en Venezuela (Los telediarios de ese mes dedicaron 71 minutos a la situación de Venezuela frente a los 31 que dieron sobre el paro en nuestro país); o el 7 de abril de este año en el que todos los informativos del mundo abrían con el titular del desarme de ETA y sin embargo Televisión española hablaba antes de Venezuela que del desarme de ETA.

Esta técnica de propaganda de guerra usada por los informativos españoles forma parte de otras más tipificadas como son: El doble rasero, tomar la parte por el todo, las noticias tóxicas, la parcialidad de las fuentes, la ocultación o la inversión causa efecto. 
http://www.telesurtv.net/__export/1501450384504/sites/telesur/img/news/2017/07/30/_mg_7743_rh1501442862.jpg_1718483347.jpg

Para el caso de la noticia sustituta, la no noticia, tiene que cumplir ciertas características. En primer lugar, tiene que ser creíble, es decir tiene que estar en la misma lógica de la matriz ya conformada; en el caso de las elecciones a la Asamblea Constituyente esta matriz es: Violencia, golpe de estado, caos, emergencia humanitaria.

Además (2º), ha de tener como base un hecho cierto como la quema de algún colegio electoral, algunas barricadas incendiadas, algún incidente aislado. Este hecho, desde el punto de vista de la relevancia social es anecdótico o no puede ser generalizado tomando el conjunto de la evolución de las votaciones. Sin embargo, para no dar la noticia relevante – la que sí es generalizable cuantitativa y cualitativamente-, es fundamental contar con este hecho que en manos de la guerra mediática funciona como los atentados de falsa bandera o autoatentados (esos que se cometen para poder culpar al enemigo y justificar una intervención). Así, en la jornada electoral venezolana hubo incidentes provocados por la oposición, un atentado contra la Guardia Nacional Bolivariana, emboscadas armadas para disuadir a los votantes y quema de colegios electorales. Pero tomada la jornada en su conjunto lo relevante fue la actitud pacífica y la determinación de los votantes para cumplir con su derecho al voto.
https://static01.nyt.com/images/2017/07/31/universal/venezuelaES1/venezuelaES1-master1050.jpg

En tercer lugar, la noticia sustituta tiene que tener rango de espectacularidad tanto como la noticia real con el fin de captar toda la atención. La violencia es siempre una noticia espectacular en sí misma, es capaz de atraer la atención y relegar cualquier otro hecho. Por eso, incluso cuando no se dispone de imágenes de violencia se necesita que el periodista aparezca con chaleco antibalas, máscara anti-gas y casco, para que nuestro cerebro de credibilidad a los actos violentos que nos narra el reportero.

En cuarto lugar tiene que ser capaz de concentrar la atención de los críticos con los medios masivos para que todo el potencial contrainformativo se dirija hacia la denuncia del “mensajero” (los medios de comunicación masiva). Los intelectuales y analistas nos centramos en denunciar la tergiversación de los medios y dejamos de lado la difusión de la noticia real; por ejemplo, nos hemos centrado en la denuncia del atentado a la guardia nacional bolivariana que los medios han convertido en la “represión de Maduro”, o en denunciar la violencia de los paramilitares de la oposición saboteando las elecciones, en vez de hablar de los venezolanos elegidos para reformar la Constitución, su extracción social, su compromiso con las bases, las propuestas iniciales para la reforma de la Constitución, los problemas de impunidad que pretende resolver la nueva carta magna… En teoría de la comunicación esto se explica como la Agenda Setting, es decir, son los medios masivos los que imponen de qué se hablará, qué es lo importante, qué no debe aparecer en ningún medio, cómo dar la información. La agenda de los medios masivos se convierte en la agenda de la opinión pública.

Otra no noticia de estos días ha sido el “aislamiento internacional de Venezuela”. En Naciones Unidas, Venezuela ha obtenido el apoyo contundente en el Consejo de Derechos Humanos por parte de 57 países que aprobaron una resolución de reconocimiento de la Constituyente venezolana y demandaron la no injerencia. Entre estos países estaban los más poblados del mundo y algunos de gran peso internacional como Rusia, China, Irán, India o Paquistán.

https://s3.amazonaws.com/arc-wordpress-client-uploads/infobae-wp/wp-content/uploads/2017/07/17075535/notas-de-la-prensa-sobre-Venezuela-1920.jpg

La no noticia que sustituyó a esta fue “EEUU y los principales países de América Latina condenan la Constituyente de Maduro” (El País) también aparecida en la mayoría de los medios españoles el día después de las elecciones.

Pero esa técnica no funciona bien si no se cuenta con el personal especializado capaz de, casi espontáneamente, elaborar las no noticias, capaz de mirar para otro lado, bien pertrechado con el disfraz de “reportero de guerra”. Estos son los paraperiodistas, y a la cabeza de la profesionalidad internacional, los españoles, tanto de los medios masivos privados como de los públicos.

El año pasado ya definí qué entiendo por paraperiodistas: “Si paramilitar dícese de aquella persona afiliada a una organización civil dotada de estructura o disciplina militar podemos decir de los paraperiodistas que son aquellos periodistas afiliados a medios masivos que siguen una disciplina militar arrojando bombas informativas sobre los objetivos definidos por sus empresas”. En el caso de los paraperiodistas españoles la plantilla está bien nutrida tanto en los medios masivos privados como en los públicos. Entre estos últimos encontramos a Marcos López y Nuria Ramos, corresponsales de Televisión Española, que sin duda merecen una mención especial por su mal hacer periodístico, siempre dispuestos a colocarse del lado de los que arrojan cócteles incendiarios a la guardia bolivariana, capaces de negar con soltura las imágenes que recogen sus cámaras, dispuestos a hacerse las víctimas –al igual que la oposición- de la “represión del gobierno bolivariano”.

La gran ofensiva contra el gobierno de Venezuela por parte de los medios masivos españoles forma parte de la guerra global contra cualquier proceso que no se discipline ante los intereses imperialistas. Nuestros paraperiodistas cumplen su papel como parte del ejército vasallo. Estos días hemos comprobado que la guerra mediática contra Venezuela es una de las más feroces que se conocen, quizá porque la escalada bélica hoy no tiene precedentes y en realidad no existen distintos tipos de guerra sino sólo una que cobra distintos aspectos. Si como dijera el Papa Francisco estamos ante una Tercera Guerra Mundial de la que sólo vemos pedacitos, Venezuela es hoy uno de los objetivos de guerra priorizados por el imperio. La dificultad estriba en que, contrariamente a lo que nos venden las películas de Hollywood, hoy en día la guerra no se nos presenta de la misma forma que en el siglo pasado, nos es más difícil reconocer cómo se desarrolla y quiénes son sus nuevos y viejos ejércitos.

http://media.jornada.com.mx/ultimas/2017/05/23/poder-electoral-establece-para-julio-eleccion-de-constituyente-en-venezuela/venezuela-08.jpg/

Esta guerra contra Venezuela trata de combatir los dos pilares sobre los que se asienta la Revolución bolivariana: la soberanía nacional y la utopía socialista. Se dirige a minar la imagen de Venezuela en el exterior para contrarrestar dos de los rasgos más característicos de la revolución bolivariana: la vía pacífica y democrática para transformar el país y la utilización de sus recursos naturales para mejorar las condiciones socio-económicas de la población. Es decir, minar la imagen de un país que construye una alternativa al Capitalismo. En este sentido, Venezuela ha tomado también el relevo de Cuba como referente de lucha para otros pueblos. Se ha convertido, lo mismo que Cuba, en un mal ejemplo.

De ahí que los misiles que son lanzados constantemente desde los medios masivos para evitar el apoyo a la revolución bolivariana sean: la violencia y el autoritarismo. Se trata de dos torpedos que tradicionalmente se han dirigido a la línea de flotación de cualquier utopía socialista.

Con este objetivo, los medios de comunicación y todo el sistema de propaganda contra Venezuela se dirige muy específicamente hacia el campo de las campañas electorales y a cuestionar su democracia. Hay que tener en cuenta que las elecciones son la condición de la democracia para las élites políticas pero, sí solo sí, se puede garantizar que la gente vota lo correcto, es decir, si mediante la guerra de los medios de comunicación se logra convencer a la población de quienes han de ser sus gobernantes.

Las guerras no son cosa de los gobiernos, ni de las corporaciones, ni de los medios de comunicación, ni de los pueblos. Las guerras son el resultado de todos y cada uno de estos elementos. Los gobiernos declaran la guerra, pero antes, los pueblos asumen que “era inevitable”, pero antes, las corporaciones echan sus cuentas y hacen el balance de costes/beneficios, pero antes, los medios de comunicación crean las condiciones para que no haya resistencia.

Pero no todo está perdido: según un informe elaborado por la Universidad de Oxford en 2015 y publicado por el Instituto Reuters para el estudio del periodismo, de los 11 países europeos estudiados, los medios de comunicación españoles son los menos creíbles. A nivel mundial, cuando se analizan los públicos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Francia, España, Italia, Irlanda, Dinamarca, Finlandia, Brasil, Japón y Australia, sólo los medios de comunicación estadounidenses tienen menos credibilidad que los españoles.

Ángeles Diez Rodríguez es Doctora en CC. Políticas y Sociología, profesora de la Universidad Complutense de Madrid, España.
Foro contra la guerra / Escuela Bolivariana del Poder Popular
@prensa_ebpp

PALANGRE CHIC: accesorio publicitario imperial


Publicistas del imperio

Atilio A. Boron


Evidentemente, las crisis enseñan. Hacen caer las máscaras de quienes aparecían ante los ojos del público como “periodistas” –serios, independientes, bien informados– y los revela como lo que son: agentes de propaganda, publicistas de los grupos dominantes para quienes este es el mejor de los mundos posibles. Un mundo en donde ocho individuos tienen más riquezas que la mitad de la población mundial y el 1% más rico tiene más que el 99% restante del planeta. Para quienes están en la cima de esa pirámide pretender cambiar este mundo es una locura y una amenaza a sus intereses y privilegios. Por eso organizan una legión de publicistas disfrazados como “periodistas” o “académicos” que se encargan de engañar a la gente sea mintiendo u ocultando lo que el común de los mortales no debe jamás saber. ¿El mensaje? El mismo que propalara Margaret Thatcher: este el el mundo que hay, no hay otro, “no hay alternativas”.

La desesperación por abortar cualquier pretensión de cambio, cualquier aspiración a construir una sociedad más justa, humana, amigable con la naturaleza es tan grande que en su edición del 8 de Agosto el periódico conservador La Nación publica las opiniones de dos de sus habituales colaboradores perpetrando sendos exabruptos que los descalifican para seguir posando como analistas políticos. Andrés Oppenheimer en la edición impresa comienza con un título que anticipa la sutileza de su escrito: “Maduro es un dictador”. Y pocas horas después, en la edición online de ese mismo diario, Loris Zanatta, un historiador italiano especializado en el estudio del nacionalismo católico y el peronismo, ganado por su ofuscación levanta la apuesta de su colega y de un plumazo Maduro ya no es un dictador sino un déspota que preside un estado totalitario. 


En épocas normales jamás me habría ocupado de personas que dicen lo que estos dos publicistas. Pero vivimos en un mundo que se acerca temerariamente a su autodestrucción, “tiempos interesantes” según la conocida maldición china que inspiró a Eric Hobsbawm, y en épocas como esta quien calla otorga. Lo que transmiten los editorialistas de La Nación no son ideas sino como dijera Octavio Paz (ese sí que era un intelectual fuera de serie, lástima que involucionó hacia la derecha) simples “ocurrencias”, casi el grado cero de la capacidad de simbolización de los humanos. A ambos los reprobaría en un examen y les exigiría que antes de presentarse nuevamente leyeran con mucho cuidado algunos de los textos clásicos en la teoría y la filosofía políticas antes de volver a hablar de dictaduras y totalitarismos. Leer a Carl Schmitt, Sheldon Wolin, Franz Neumann, Hanna Arendt, Max Weber, Barrington Moore, Giorgio Agamben, Domenico Losurdo, Perry Anderson, Juan Linz y, entre nosotros, a Gino Germani para no incurrir en papelones como los que me veo obligado a comentar.


Creo que es una falta de respeto para con los lectores hablar de dictadura apelando al Diccionario de la Real Academia Española o al Merriam-Webster. A falta de teóricos reconocidos y respetables en el campo de la ciencia política Oppenheimer cita una autoridad extravagante: el Asesor de Seguridad de Donald Trump, H. R. McMaster, quien según nuestro autor estuvo en lo cierto cuanto declaró que Maduro “no sólo es un mal líder: ahora es un dictador”. McMaster no parece demasiado calificado para dictar cursos de teoría política o hablar de estos temas. En medio siglo de profesión su obra jamás la he visto citada en los textos que estudian el tema. Es un general del ejército con un doctorado en historia de Estados Unidos y un rudo crítico de las “políticas blandas” aplicadas por la Casa Blanca en Vietnam, cosa que lo pinta de cuerpo entero. Haber destruido un país y matado a más de tres millones de vietnamitas reflejan la escandalosa “blandura” de Washington para este troglodita.

 

Pero las opiniones del imperio no se discuten sino que se acatan y entonces si McMaster lo dijo Maduro “debe ser” un dictador y Oppenheimer se apoya en la autoridad del general para fundamentar su conclusión. Extraño dictador, como señalaba Eduardo Galeano a propósito de Chávez, en un país donde su “dictadura” convocó a 21 elecciones y las dos que perdió fueron inmediatamente aceptadas por el “dictador”, mientras que la oposición “democrática” nunca reconoció sus 19 derrotas. Dictador que acaba de convocar nuevas elecciones para alcaldes y gobernadores, y que si la oposición -que dice contar con la mayoría del apoyo popular- se presenta puede ganarlas sin ningún problema. Que según el ex presidente James Carter el dictador de marras cuenta con un sistema electoral que es de los mejores del mundo, más transparente y confiable que el de Estados Unidos. Que acepta que funcione una Asamblea Nacional que tiene tres “diputruchos” y que desobedeció la orden del Tribunal Superior de Justicia de convocar a nuevas elecciones para reemplazarlos con diputados legalmente electos. Que admite que el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, visite al Jefe del Comando Sur de Estados Unidos rogándole que envíe tropas a Venezuela para restaurar el orden, regrese al país sin ser molestado, convoque a conferencias de prensa para denunciar al “dictador”, continúe con su investidura parlamentaria y su actividad política hasta el día de hoy y nadie lo haya denunciado por lo que en la Argentina sería un gravísimo delito de infame traición a la patria. Que tiene que vérselas con un enjambre de medios de comunicación opositores que hicieron de la mentira y la difamación su modo de ejercer el periodismo.
 botas-de-la-campesina


Si Maduro es un dictador entonces don Andrés tendrá que acuñar alguna nueva categoría teórica para asignar en su tipología a demócratas tan eminentes como el golpista e hipercorrupto Michel Temer; Juan Manuel Santos, que cierra sus ojos antes los siete millones y medios de desplazados por el paramilitarismo y el narcotráfico y los asesinatos diarios de líderes sociales; Enrique Peña Nieto, que preside sobre una inmensa pila de cadáveres, además de los 43 chicos de Ayotzinapa y los 8 periodistas asesinados en lo que va del año; Horacio Cartes y su abierta complicidad con los negocios del narco y nuestro Mauricio Macri, con Milagro Sala como presa política, el activista y defensor de los pueblos originarios Santiago Maldonado como “desaparecido” y la tentativa de nombrar dos jueces de la Corte Suprema por decreto. Si Maduro es un dictador, que por favor me diga como caracterizaría a estos personajes y el sistema que han montado para ejercer su poder. La ciencia política le estará muy agradecida.

Si lo de Oppenheimer es un exabrupto, lo de Zanatta ya se inscribe en otra dimensión: un disparate en donde Chávez termina siendo peor que Videla o Pinochet. Decir que por obra del “líder totalitario” Maduro (émulo “sudaca” de Hitler o Stalin, según este distinguido profesor) se ha “eliminado la política” en Venezuela, o que en ese país las elecciones “son rituales plebiscitarios llamados a ratificar la unidad del pueblo” habla de una ceguera que sólo un fanatismo desatado puede ocasionar. Porque, ¿cómo explica don Loris que la oposición haya obtenido la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional? ¿También Hitler y Stalin tuvieron parlamentos con una mayoría absoluta en contra? No recuerdo haber leído algo así. ¿La política eliminada de Venezuela? ¡Pero si ese país es probablemente el más politizado del mundo! Seguramente de América Latina, Estados Unidos, Canadá y de toda Europa. Tal vez en algún país de Asia o África haya alguno más politizado que Venezuela, pero tengo la sana costumbre de no hablar de lo que no sé. Me pregunto: ¿habrá alguna vez visitado Venezuela el profesor Zanatta, parándose a conversar con la gente común y corriente en una esquina de Caracas, Maracaibo, Valencia, Barquisimeto? Y, el colmo del disparate, afirmar “que el chavismo, el castrismo y el peronismo clásico, al igual que sus antepasados, no son dictaduras simples, sino fenómenos totalitarios” constituye una aberración teórica e histórica que delatan los efectos tóxicos de algunas sustancias sobre el cerebro de las personas y que las desconecta por completo de la realidad, proyectándolas hacia las capas superiores de la estratósfera.

zapato13
 
Mi maestro y director de tesis doctoral, Gino Germani, se estará revolviendo en su tumba al escuchar tan solemne disparate contra el cual luchó toda su vida. Nunca fue peronista pero combatió sin piedad a quienes veían en ese movimiento una re-encarnación de los totalitarismos europeos. Volver con esa cantinela a estas alturas de la historia es un error tan grosero que la Universidad de Bologna debería someter a su profesor a un jurado académico y apartarlo de su cargo por mala praxis, por el imperdonable pecado de confundir ciencia con propaganda. Pecado en el que también incurre con fruición su colega en La Nación, Andrés Oppenheimer. 
Rebelión / Escuela Bolivariana del Poder Popular
@prensa_ebpp 

el Chavismo es BRAVÍO ante los desafíos

COMUNICADO / PLATAFORMA POPULAR CONSTITUYENTE

 

ANTE LOS DESAFÍOS, EL CHAVISMO ES BRAVÍO 

En medio de una feroz crisis económica, con un cerco internacional nunca antes vivido y con la amenaza violenta instalada en las calles: 8.089.732 de venezolanas y venezolanos (por ahora, pues seguimos contando) salimos a votar para elegir a quienes participarán en la primera Asamblea Nacional Constituyente del siglo XXI, es decir, el 41.53% de la población electoral del país. Contra todos los obstáculos, el pueblo bravío salió a votar, no sólo para elegir Constituyentistas, sino más bien para decirle al imperio, a la burguesía y a los grandes capitales que nos acosan, que nadie nos da órdenes porque somos un Pueblo Bravío resuelto a ser libre.

También salimos para decir que el país necesita una transformación estructural, que el socialismo no sólo no está derrotado, sino que sigue siendo la apuesta de millones que apoyamos a nuestro Presidente Nicolás Maduro Moros en la tarea que le dejó Chávez de gobernar junto al pueblo, y que lo respalda en su determinación de confrontar al enemigo externo, el imperialismo, la burguesía, así como al enemigo interno, la corrupción y el burocratismo.
 
Unidas y unidos contra los enemigos del pueblo.

El Departamento de Estado, la OEA, la ONU, la UE, el MERCOSUR y los gobiernos lacayos del imperio como Brasil, México, Argentina y Colombia, han declarado que desconocen la voluntad de más del 40% de la población electoral y por el contrario su compromiso es con la minoría no cuantificable que apuesta por la violencia en las calles venezolanas. Esto no nos extraña en lo absoluto, son esos mismos gobiernos que a espaldas de las mayorías han actuado siempre a favor de las burguesías locales de las que forman parte, masacrando a líderes populares, dando Golpes de Estado y tomando medidas económicas contra sus pueblos. Es por todo ello que justificando sus actuaciones apoyan con descaro el uso de la fuerza para arrebatarle al pueblo venezolano su soberanía, pero que no se equivoquen, estamos preparadas y preparados para hacer frente a una escalada intervencionista mayor, responderemos con la valentía de un pueblo empoderado que no se arrodilla ante los que nunca nos han considerado sus iguales.

Sépanlo pues, estamos de pie y seguiremos de pie.


Unidas y unidos para ponernos a la altura de este pueblo bravío.

Dimos como pueblo éste 30 de julio una lección histórica que aún no asimilamos en su justa dimensión, así como el 27 de febrero, el 13 de abril y en tantas otras fechas ratificamos nuestra valentía y sabiduría para confrontar con razones y hechos los momentos más difíciles. Es por esto que como manifestaciones de ese pueblo organizado, asumimos el mandato y salimos a la calle desde hoy y hasta cuando sea necesario, a defender las propuestas que en colectivo hemos construido para avanzar en la radicalización de la Revolución Bolivariana.

Conscientes de lo que nos corresponde, hoy reafirmamos nuestro compromiso para disputar el poder, pero no el poder burgués, sino el poder en la calle. Este pueblo no merece intermediarios nunca más, este pueblo debe ejercer el poder directo, instrumentando nuevas formas para su ejercicio, el compromiso de la Plataforma Popular Constituyente, del Chavismo Bravío, debe ser Comunalizar el Poder, no sólo basta de los mismos, sino también y sobre todo basta de lo mismo, basta de burocratismo, de corrupción y de clientelismo como formas políticas del sistema capitalista rentista que nos configuró la modernidad.


Unidas y unidos para meterle el pecho con todo.

¡Ganó la Patria!, se refrendó la Revolución Bolivariana, se le dio una cachetada al enemigo que nos desprecia y sigue equivocándose con nosotras y nosotros, el pueblo que peleó en las Queseras del medio pero que no está con Páez ni Santander sino con Guaicaipuro, Ana Soto, Andresote, Juana La Avanzadora, Zamora y Chávez.

El Chavismo Bravío disputó el futuro del país y venció, no se trata sólo de las organizaciones que aquí estamos: el chavismo es pueblo que se unió a Chávez en la indignación por un país entregado a los gringos y a los ricos. En estos 20 años la indignación ha ido de la mano con la lucha, ese pueblo indignado se hizo chavismo, bravío siempre en su lucha y nadie puede sólo darse colita en esta consigna, todo el que asuma el Chavismo Bravío tiene la tarea de ponerse a la altura del desafío, para estar al servicio de este pueblo digno, de levantar las banderas del Poder Comunal y hacerlas práctica cotidiana verdadera, como única vía para construir el socialismo, de combatir el colonialismo, el imperialismo y el patriarcado como sistemas de dominación que atraviesan nuestra sociedad.

¡Se manifestó el Pueblo Bravío! y como tales, hoy nos corresponde interpelar el futuro de la Revolución. Nosotras y nosotros, los del 9 de diciembre en Miraflores, de la pancarta en Altamira y El Valle, de la construcción comunal en los diversos territorios, como Plataforma Popular Constituyente tensionaremos hacia un proceso Constituyente que desencadene el giro histórico que marcamos este 30 de julio.

No se trata de 545 Constituyentistas, sino de un pueblo movilizado. Se trata de recomponer la fuerza originaria del chavismo que es muy superior a 8 millones de voluntades. Para nosotras y nosotros se trata de empujar un programa político de unidad popular que va más allá de la Asamblea Nacional Constituyente. Toda y todo Constituyentista, debe promover un debate de millones que nos mantenga en el camino correcto de la historia, ese que Venezuela arrancó hace ya más de 18 años y someterse al mandato del pueblo consciente. No se trata de tener las puertas abiertas de la ANC, se trata de que el proceso Constituyente debe ocurrir para construir un futuro de paz, de una paz en lucha por la igualdad de derechos, de oportunidades y de condiciones. Ahora toca hacer el recorrido inverso que hizo el pueblo venezolano el día 30 de julio, cruzando ríos, desmontando barricadas, sorteando obstáculos a cada caserío y barrio del país, seleccionando sus candidatos con los pies, yendo a votar teniendo 100 años.

La Constituyente va porque así lo decidió el pueblo y debe ser diálogo entre comunes, NO pacto entre élites.
¡AL CARAJO EL IMPERIALISMO Y LA BURGUESÍA!

¡PODER DIRECTO PARA EL PUEBLO!
 
Chavismo Bravío / Escuela Bolivariana del Poder Popular
@prensa_ebpp

Propuesta Políticas Sociales para la ANC del Chavismo Bravío

Coincidencias Políticas y Sociales del Chavismo Bravío

http://minci.gob.ve/wp-content/uploads/2017/05/2017-05-04t020151z_103126197_rc1e3d3dd580_rtrmadp_3_venezuela-politics.jpg_1718483347.jpg

¡Poder Popular, base de la nueva sociedad!

Los niveles de organización de la gente se han elevado enormemente durante los últimos 18 años (por ejemplo, los 46.813 consejos comunales y las 1.743 comunas registradas, según datos del MPP para las Comunas 2017) y hoy que existen formas concretas de organización, participación y protagonismo directo del pueblo, es justo elevar y fortalecer al Poder Popular organizado en sus más diversas expresiones. La originalidad del proyecto de democracia de la gente reside en lo emanado desde las bases y los aparatos no estatales; el Poder Comunal es una instancia de poder genuino que no solo gestiona políticas públicas, sino que la Comuna es el espacio territorial donde en pueblo consciente de su papel histórico se encuentra para construir esa nueva forma de poder, de democracia pero también la nueva formas de relaciones sociales, productivas y éticas. 
 
 
 
PROPUESTAS SOCIALES
  • Ampliar y profundizar los derechos sociales conquistados a través de políticas de atención como el sistema de Misiones y Grandes Misiones, y su garantía en cogestión con el poder popular.
  • Ampliar el principio de soberanía como un eje transversal en el ámbito territorial, político, económico, cultural y alimentario, que garantice el control popular sobre la mayor cantidad de instancias sociales.
  • Ampliar el derecho a la vivienda incluyendo el derecho a la ciudad, el derecho a habitarla, poblarla y construirla.
  • Blindar al Estado Bolivariano contra la privatización de los derechos y deberes sociales fundamentales.
  • Prohibición de la atención médica condicionada al pago, de los casos de emergencia en los centros de salud privados
  • Despatriarcalización y descolonización del Estado y de la cultura, reconociendo nuestra diversidad de saberes y como una necesidad primordial de nuestra transformación como pueblo.
  • Por el derecho a una sociedad libre de patriarcado y machismo, basada en el respeto al papel de la mujer.
  • Por mayores garantías de mejores condiciones para el libre desenvolvimiento de las capacidades de las mujeres, por el derecho al acceso a trabajo de calidad y a una vida libre de violencia, mayor seguridad social para las trabajadoras del hogar.
Profundización de los derechos sexuales y reproductivos:

¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir!
 

http://www.flora.org.pe/aoe/imagenes/derechos%20humanos.jpg
  • Derecho al parto humanizado y a la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo, a la par de garantías sociales para la educación sexual pertinente y de calidad en todos los niveles y acceso gratuito e igualitario a mecanismos anti-conceptivos.
  • Reconocimiento de los derechos y la unión entre personas del mismo sexo, basado en el respeto y la no estigmatización social a la diversidad sexual.
  • Contra la discriminación en todos los ámbitos de la vida social de la sexo-género-diversidad, que considere el reconocimiento de la identidad transexual e incorporación en el artículo 21 de la Constitución, el reconocimiento y la no discriminación de la identidad de género autopercibida, la orientación sexual, color de piel u orientación política.
La alimentación como un deber social fundamental:
 
http://bocadepolen.org/web/wp-content/uploads/2015/05/dh-alim-1024x768.jpg
  • Fortalecimiento del naciente sistema de distribución popular de alimentos (CLAPs y otros mecanismos populares de distribución como ferias conuqueras, sistemas de consumo y venta planificada…).para ampliar las garantías de acceso a la alimentación del pueblo trabajador.
  • Contemplar la atención especial de los sectores de mayor vulnerabilidad alimentaria, priorizándole en el diagnóstico, la atención, asignación de suplementos nutricionales y recursos para cubrir plenamente sus requerimientos.
  • Potenciar los sistemas de producción y abastecimiento comunal, con el fin de articular encadenamientos productivos locales para el auto-abastecimiento soberano de productos primarios como parte de la planificación integral y articulada a nivel local y nacional de las instancias de auto-gobierno comunal.
  • Potenciar la producción de alimentos estratégicos de alto valor nutricional destinados a cubrir los requerimientos de energía y nutrientes de los sectores más vulnerables (niños, niñas, adolescentes, embarazadas, tercera edad, personas con diversidad funcional).
Protección social:
  • Derecho al cuidado y la protección social con corresponsabilidad. El Estado debe garantizar mediante la corresponsabilidad entre los servicios estatales, la empresa privada, la comunidad organizada y las familias, la atención y cuidado de las personas en situación de vulnerabilidad para la erradicación de todas las formas de pobreza.
  • Incorporación de un capítulo sobre la ampliación de derechos y garantías sociales para la juventud como reserva ética, cultural y productiva de la sociedad, que contemple:
  • Promoción y garantías para el acceso a la participación en las instancias democráticas de gobierno y auto-gobierno popular (en el territorio, liceo, universidad, etc.), en función de los valores de patriotismo, respeto, defensa de la paz y la estabilidad política de la Nación.
  • Garantizar el derecho al trabajo digno y de calidad para la juventud. Promoviendo el trabajo liberador a través del apoyo a los emprendimientos productivos en cualquiera de las modalidades contempladas en la economía mixta, priorizando aquellos de propiedad social, comunal y familiar.
  • Derecho al acceso público a la información y a los mecanismos tecnológicos que permitan la formación y la investigación.
¡Educación liberadora para transformar la sociedad!
https://image.slidesharecdn.com/educacinliberadora-120228063901-phpapp01/95/educacin-liberadora-1-728.jpg?cb=1330411814
  • Por la educación emancipadora fundamentada en una nueva praxis, que promueva el encuentro de saberes populares pertinentes, reconozca e incluya la diversidad y esté basada en la cultura de la paz como valor indispensable para la sociedad, así como también el respeto por la vida en el planeta, la unidad del estudio y el trabajo y la investigación y la innovación tecnológica, artística, cultural y deportiva en función de los intereses nacionales.
  • Por un enfoque social no sexista de la educación. Apostamos por una educación no vertical, de carácter popular, que incluya y reconozca todas las identidades.
  • Reconocimiento de todos los sectores y gremios que conforman las comunidades universitarias (estudiantes, docentes de todos los escalafones, trabajadoras y trabajadores administrativos y obreros…), establecimiento de la igualdad política para la elección democrática de las autoridades universitarias y representación igualitaria y con los mismos derechos políticos de todos los sectores que conforman la comunidad universitaria, en las instancias de co-gobierno.
  • Acceso justo y planificado a la educación, priorización de acceso a la educación pública a los sectores más vulnerables, profundizar la comunalización de la educación para revertir el proceso de concentración de los centros educativos en zonas urbanas de difícil acceso para gran cantidad de población, planificación de la oferta educativa en función de las potencialidades locales y los intereses productivos de la Nación, que además permita garantizar el posterior empleo en el país de las y los profesionales.
  • Vinculación directa del sistema educativo con el sistema económico productivo, incorporar la pertinencia educativa como un eje fundamental en todos los niveles.
  • Comunalización de la seguridad ciudadana, para que sea atendida y planificada en el territorio de forma co-responsable, incorporación de aspectos del nuevo modelo policial y medidas de contraloría comunal al funcionariado de los cuerpos de seguridad del Estado.
  • Democratización de la comunicación: sistema público y participativo de comunicación.
En lo político:
¡Poder Popular, base de la nueva sociedad! 
http://www.cubahora.cu/uploads/imagen/2017/07/10/venezuela-constituyente-foto-telesur-imagen-1.jpg

Este gran proceso organizativo debe desarrollarse y robustecerse mucho más, sin tutelas del viejo Estado viciado que lo influye y contagia con prácticas burocráticas burguesas; el poder popular constituyente debe ser independiente, creativo, crítico y propositivo, por ello las garantías constitucionales concretas al Poder Popular sin duda alguna representan una profundización democrática en la Venezuela Bolivariana.

  • Potenciar y hacer irreversible la democracia participativa y protagónica como modelo rector de nuestra sociedad en el ejercicio de su ciudadanía.
  • Profundizar la transformación del Estado y los mecanismos de gestión del gobierno en función del principio de transparencia en la gestión pública, y la desburocratización del aparato estatal para abrir mecanismos de lucha contra la corrupción, contemplar la inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos de personas involucradas en casos de corrupción.
  • ¡Por una gestión y una política menos discrecionales y más democráticas y populares! La democracia obedencial es parte de la democracia participativa y protagónica, el principio de mandar obedeciendo la fortalece, las decisiones tomadas en los espacios de participación social deben ser de carácter vinculante para la planificación y el desarrollo de la gestión pública.
  • Redacción de un capítulo destinado al Estado Comunal, que contemple los siguientes aspectos:
  • Dar rango constitucional al poder popular en sus más diversas formas de concreción.
  • Reconocimiento de la comuna como instancia de auto-gobierno territorial, garantizando la asignación de recursos a través de un situado constitucional; que permita la eliminación de la “parroquia” como esquema de organización, transferencia de la propiedad ejidal a las comunas.
  • Reconocimiento del Poder Popular como un poder más del Estado.
  • Contemplar el desarrollo de la cultura comunal y sus valores (ética, honestidad, eficacia, cooperación, democracia, participación, respeto…) a través de nuestro sistema educativo, en todos los niveles.
  • Paridad de género con alternancia en todos los cargos de elección popular y en las instancias del Estado, acompañado de garantías que brinden mayores condiciones para la participación política equitativa de las mujeres.   
¡VAMOS POR MÁS: + DEMOCRACIA, +DERECHOS!

¡PORQUE UNA COSA ES ESTAR ARRECHO Y OTRA, METERLE EL PECHO!

Plataforma Popular Constituyente Chavismo Bravío
 
 Chavismo Bravío / Escuela Bolivariana del Poder Popular
@prensa_ebpp